Amarre 152 es un restaurante para sibaritas de lo estético y lo gastronómico. Es de los pocos lugares donde se funde una cuidada decoración de vanguardia con una carta de recomendaciones inacabable. Si tuviese que definir la sensación del lugar, afirmaría que se trata de un barco anclado, donde las magníficas vistas al canal y las embarcaciones, junto a la tranquilidad del ambiente, nos preparan el escenario para lo que vamos a empezar a deleitar, una excelente cocina mediterránea.

Después de 20 años regentando la “Tasca Toni”, Antonio Rodríguez da un salto hacia la excelencia en 2002 y nos sorprende con este restaurante donde prolonga su magnífica cocina de arroces y pescados, pero ampliándola y mejorándola cada día. Su pasión por la cocina y su creciente deseo por mejorar ha hecho que quede su sello en cada plato, haciendo entender a sus adeptos que existe el placer mediterráneo, el del disfrute de lo nuestro.

El cuidado de los detalles da el toque de armonía al servicio del restaurante.

Reserva tu mesa!